interiorismo en clínica dental

Interiorismo en tu clínica dental: 6 claves para atraer y agradar al cliente

El 26% de los clientes del sector dental escoge su clínica por recomendación de amigos y familiares, según una encuesta reciente de IMOP-Berbés. Una impresión positiva es resultado no sólo del buen hacer odontológico, sino también de una feliz experiencia in situ: desde que cruza el umbral hasta el momento en que abandona el centro, el cliente está influido por el interiorismo en clínica dental.

El diseño interior refuerza la imagen de profesionalidad, limpieza y seguridad que las clínicas dentales desean transmitir. También contribuye a que el cliente se sienta seguro y protegido, satisfaciendo sus necesidades en todo momento y dejando en su memoria un recuerdo positivo.

6 recomendaciones para mejorar el interiorismo en una clínica dental

Zonificar con inteligencia

Generalmente, los centros de odontología distribuyen su superficie en las salas de máquinas, de radiología y de esterilización, los gabinetes dentales, la recepción y la sala de espera. Sobre estas últimas recae todo el ‘peso’ del interiorismo, pues el usuario permanece la mayor parte del tiempo en dichas áreas.

Por un lado, la recepción supone la primera toma de contacto entre el cliente y el personal del centro. Se evitará la sobrecarga de adornos y antepondrán la limpieza, el orden y la armonía a todo lo demás. Estas mismas cualidades son deseables en la sala de espera, si bien las posibilidades se amplían en esta pieza, por el mayor espacio disponible y la necesidad de mantener entretenidos a los clientes.

Con excepciones (una clínica pequeña, por ejemplo), la recepción y la sala de espera serán tratadas como estancias independientes, con o sin elementos divisorios. Además, comunicar estas y otras estancias por medio de un pasillo facilita el flujo de pacientes, médicos y personal administrativo, que también pueden emplear entradas y salidas alternativas.

interiorismo en clínica dental

interiorismo en clínica dental

En busca de una luz cálida y acogedora

La iluminación desempeña un rol capital en la sensación de calidez que debe transmitir una sala de estar. Se preferirán las luces de tonos cálidos (de 2800 K a 3500 K de temperatura de color), integradas en la medida de lo posible en la decoración (los plafones LED y downlights pueden ser un acierto).

Las lámparas de pie y los apliques son indicados para el pasillo, no escatimando lúmenes de potencia (18W, al menos) para evitar accidentes de tránsito. Para resolver los desafíos que plantea el diseño de clínicas dentales, es recomendable consultar a expertos en interiorismo en Barcelona.

Sentido e identidad a través del color

A la hora de elegir los materiales, textiles o plantas, se gana tiempo y obtienen mejores resultados decidiendo por adelantado la paleta de colores. Se compone esta de un color dominante y dos o tres complementarios, y debe seleccionarse con arreglo a la imagen corporativa y al sentimiento que desea infundirse al cliente.

Por ejemplo, si el color blanco predomina en la decoración de salas de espera de una clínica dental, se estará haciendo hincapié en la higiene, la amplitud y la luminosidad; el color violeta, por su parte, comunica una impresión de intimidad, conexión humana y elegancia; el amarillo confiere un aire juguetón y alegre a la clínica, ayudando a conectar mejor con el público infantil, mientras que el azul es sinónimo de calma y serenidad.

Funcionalidad sobre estética en el mobiliario

Como en los juegos de azar, apostarlo todo a una carta conlleva sus riesgos. Elegir el mobiliario de clínicas dentales atendiendo solo a sus cualidades estéticas es una ‘apuesta’ que puede salir cara. Para acertar, se recomienda observar tanto sus características estéticas como funcionales; en suma, buscar un punto medio entre belleza y funcionalidad. Y es que optimizar los espacios interiores es determinante para el éxito del diseño de una clínica dental pequeña.

Entretenimiento para aliviar el estrés

¿Sabías que 8 de cada 10 clínicas dentales tiene más de 5 años de antigüedad, de acuerdo con un informe de Klinikare? Esto significa que su tecnología y equipamientos corren el riesgo de quedar rápidamente obsoletos. En este sentido, implementar sistemas multimedia y de entretenimiento es una de las mejores ideas para decorar una clínica. Para los clientes que aguardan en la sala de espera, el uso y disfrute de e-readers, revistas, televisión o conexión WiFi ayuda a sobrellevar el malestar y disminuye las entradas de la hoja de reclamaciones.

Elementos que transmiten calma y serenidad

El estrés, dolor y/o malestar previos a la atención dental son el peor momento para el usuario. Los interioristas son conscientes de esta realidad al planificar el diseño de clínicas, y por ello incorporan a la decoración elementos tan relajantes como la decoración vegetal, que además de purificar el aire, reducen el estrés hasta un 20%, según una investigación de la Universidad de Essex, en Reino Unido. Adicionalmente, los acuarios ejercen un efecto calmante en el ser humano.

Conquistar por el olfato

El interiorismo en una clínica odontológica debe conquistar no sólo por el ojo, sino también por el olfato. Fragancias como el pomelo, la menta, el limón o la hierbabuena contribuyen a generar una atmósfera fresca y positiva. Con razón, el marketing olfativo está cada vez más presente en este y otros sectores.