cerramientos de cristal para exteriores

¿Por qué elegir los cerramientos de cristal para exteriores?

Por su versatilidad, apariencia moderna y ahorro energético, los cerramientos de cristal para exteriores están en boca de todos. En interiorismo y decoración se apuesta cada vez más por esta solución constructiva, capaz de ampliar el espacio de balcones y terrazas y mejorar el confort y la habitabilidad del inmueble.

Por definición, un cerramiento de cristal es una estructura de paneles de vidrio cuyas hojas móviles se deslizan horizontalmente, sin perfiles de aluminio o PVC que entorpezcan la visión del paisaje. Sin importar el tipo de cerramiento elegido (plegable, corredero, cortina de cristal), sobran las razones para decantarse por esta solución, de creciente popularidad en los hogares españoles.

5 razones para invertir en cerramientos de cristal para exteriores

Mejora de la eficiencia energética

La búsqueda de eficiencia energética está dinamizando la actividad del sector de la reforma. A grandes rasgos, las actuaciones que contribuyan a mejorar el aislamiento térmico pueden optar a las ayudas europeas a la rehabilitación de la vivienda y deducirse un porcentaje significativo del coste de reformar.

Los cerramientos de cristal para terrazas forman parte de las obras que podrían beneficiarse de las subvenciones estipuladas en el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, ya que disminuyen las fugas energéticas, optimizan el confort térmico y minimizan la dependencia de los sistemas de calefacción (el ahorro se cifra en casi un 90%, según las estimaciones recientes). Como resultado, se logra reducir eficazmente la huella de carbono.

Así, la instalación de cerramientos de vidrio mejora la calificación energética del inmueble. Este indicador —expresado de menor a mayor eficiencia de la ‘G’ a la ‘A’— tiene una importancia crítica no sólo para acceder a las mencionadas ayudas, sino también para disfrutar de cuotas reducidas en el seguro de hogar o revalorizar el edificio ante una hipotética puesta en venta.

El balcón y la terraza, disfrutables los 365 días

Al mal tiempo, ¿un buen cerramiento? Las terrazas de cristal y otros sistemas de acristalamiento vertical permiten aclimatar espacios al aire libre que, de otra forma, permanecerían expuestos a las bajas temperaturas o las precipitaciones. La climatología adversa propicia que balcones, porches y terrazas queden en desuso durante la mayor parte del otoño y el invierno, abandono que puede evitarse con la instalación de cerramientos de cristal.

Por tanto, los cerramientos y cortinas de cristal merecen la pena porque amplían el tiempo de uso y la habitabilidad del balcón y otras dependencias abiertas al exterior. Disfrutarlas los 365 días del año es un lujo en provincias de clima atlántico y de montaña.

Una inversión en seguridad doméstica

¿Sabías que la puerta balconera es una de las principales vías de allanamiento de morada? El boom de la okupación y la pasividad de la Justicia ha elevado la preocupación por la seguridad doméstica en España. Una excelente contramedida a esta amenaza es instalar cerramientos de cristal para porches, balcones y terrazas. Que su apariencia frágil y delicada no engañe: el vidrio y los mecanismos de estos cerramientos se diseñan para frustrar la mayor parte de las intromisiones con fuerza.

Fachadas más limpias y vanguardistas

Los edificios Mare Nostrum en Barcelona y The Gherkin en Londres dan buena cuenta del glamour, la innovación y la modernidad que transmiten estos cerramientos. En negocios y viviendas, este toque vanguardista también es deseable, y por ello las cortinas de cristal triunfan en proyectos de construcción y de reforma.

Estéticamente, los cerramientos de cristal reducen los marcos y otros elementos estructurales al mínimo. El resultado es un acabado limpio y sobrio, en armonía con los estilos nórdico, minimalista, escandinavo, etcétera.

Mayor aislamiento acústico, mayor bienestar

Con un 24,8 de población expuesta, España es la peor parada de la media europea de contaminación acústica, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Por sorprendente que pueda parecer, invertir en cerramientos de cristal para balcones contribuye a reducir la mortalidad derivada de la polución sonora.

Las cortinas y cerramientos de cristal dotan de estanqueidad a balcones y terrazas, de forma que el ruido proveniente del tráfico, las obras, etcétera, permanecen en el exterior. El uso de vidrios insonorizantes agrega un plus de aislamiento acústico. A propósito de este punto, quizá te interese saber cuánto cuesta insonorizar un piso de 100 m2.

En vista de lo anterior, invertir en cerramientos de cristal es una apuesta segura. Modernizar la vivienda con esta solución y ganar en bienestar y confort requiere, además, un gasto razonable considerando sus múltiples beneficios.