tipos de parquet y precios

Cambiar el suelo: 6 tipos de parquet y sus precios

Por su durabilidad, propiedades aislantes y valor estético, el parquet figura entre los pavimentos más demandados en el sector de la construcción y la reforma. Una búsqueda rápida de los distintos tipos de parquet y precios estimados permite comprobar la variedad de productos que domina este mercado.

Para elegir el parquet más adecuado, primero deben estudiarse sus características y posibilidades. Las diferencias también serán notables en la etiqueta del precio.

¿Cuáles son los principales tipos de parquet y sus precios?

Aunque la popularidad del suelo de madera en los hogares modernos ha experimentado un repunte, esta superficie se remonta al periodo medieval y puede encontrarse en las fortalezas, maisons y palacios más fastuosos del mundo. Sin duda, el parquet macizo presume de ser el más antiguo y tradicional:

Macizo

El parquet macizo está formado íntegramente por madera noble, generalmente de gran dureza (haya, roble, nogal, etcétera). Los tablones, formados por bloques sólidos y únicos, se instalan de acuerdo con un esquema de colocación determinado (en paralelo y en espiga son los patrones más usuales). Entre sus prestaciones, destacan la resistencia, el valor ornamental y una prolongada vida útil gracias a las posibilidades del lijado.

Sea cual sea el tipo de parquet macizo elegido, su principal desventaja es el precio. Descontando los gastos de instalación, su coste oscila entre los 50 y los 90 euros por metro cuadrado.

De tablillas

Otro de los tipos de parquet de madera más extendidos es el de tablillas, así denominado por el entramado de finos tablones que configuran su diseño, de aspecto intrincado, elegante y artesanal. Altamente personalizable, esta superficie carece de cámaras de aire, responsables del efecto tambor y otros ruidos molestos.

También llamado ‘lamparquet’, este pavimento puede adquirirse a partir de 20-30 euros el m² y es una inversión de futuro: la edad media del parquet de tablillas supera los 50 años, siendo un magnífico ejemplo de las posibilidades de la madera en interiores.

Flotante

Desarrollado en los años setenta, el parquet flotante es una opción preferencial en el mundo de la reforma debido a su instalación simple, precio competitivo y alta resistencia. Y es que los golpes, arañados y otras agresiones no hacen mella en esta tarima, que incorpora una lámina de espuma de polietileno que aísla del frío y la humedad y previene la proliferación de mohos.

A diferencia de otros parqués, el flotante es compatible con el suelo radiante, sistema de calefacción que eleva un 25% la eficiencia energética. Su instalación no requiere la retirada del pavimento existente. Se comercializa por entre 10 y 60 euros el m², horquilla amplia que permite escoger el producto que mejor se adapte al presupuesto de cada cliente.

Laminado de madera

El parquet laminado de madera se distingue por su diseño sofisticado, compuesto por múltiples capas o láminas, siendo otro de los suelos para pisos modernos con mayor demanda. Ordenadas de abajo a arriba, cada lama de este parquet está formada por una base, el tablero HDF de alta densidad, una fina capa de madera de 1 milímetro y un recubrimiento protector.

En este producto, las maderas del parquet compatibles son el ébano, la teca, el roble y otros comunes, sin importar su vulnerabilidad a los arañazos y rozaduras, pues la capa final preserva el aspecto original de la madera. Su durabilidad está garantizada, pues. Se comercializa en un rango de precios de 15 a 40 euros el m².

Cerámico o porcelánico

Aunque la RAE recoge el término ‘parqué’ como «entarimado hecho con maderas finas», este suelo puede fabricarse con materiales cerámicos. Es el caso del parquet porcelánico o cerámico, producto que imita fielmente a la madera, sin desventajas como el precio elevado o el mantenimiento exigente.

Esta clase de parquet se distingue por su durabilidad, resistencia y calidad, y puede adquirirse a partir de los 10-20 euros el m². De elegir esta opción, el precio del parquet en un piso de 70 m2 sería de 700 a 1.000 euros, rango aceptable considerando el alto coste de la madera natural.

Vinílico

Como el parquet cerámico, el vinílico sustituye las fibras naturales por el policloruro de vinilo, material de propiedades interesantes (fácil de mantener, agradable al tacto, resistente a la humedad, etcétera) que reproduce la madera en sus distintas formas: desde el roble y la teca, hasta el arce, el pino y el olivo, entre otros.

La instalación fácil es una de las virtudes de este tipo de parquet. Mediante un sistema clic, sus lamas se mantienen unidas al pavimento sin necesidad de clavos, ni adhesivos industriales. Posee una baja electricidad estática y cualidades antideslizantes que reducen el riesgo de caídas y accidentes domésticos. Su precio oscila entre los 25 y los 50 euros el m².